Últimas Noticias FisherBit
Inicio » Novedades » 9 errores al usar Twitter para los negocios

9 errores al usar Twitter para los negocios

El uso de Twitter ha pasado del microbloggin personal al mundo corporativo

Las cuentas Twitter se han popularizado de tal forma que ya no son exclusivas de lo que algunos denominarían “gente común”. Desde personalidades del espectáculo hasta la política se han unido a la Twitósfera y, como resultado de ello, las empresas han visto que existe un fértil mercado de redes sociales.
Por ello, muchas marcas han abierto cuentas corporativas de Twitter para tener “contacto” con los usuarios de este servicio, sin embargo, el incursionar en los negocios mediante Twitter no está exento de posibles errores y he aquí un listado de las fallas más comunes al usar Twitter para los negocios.

Twitter en los negocios

1.- Excesiva autopromoción: Es cierto, la cuenta de Twitter sirve para promocionarse a si mismo, pero no debe ser el uso exclusivo. Nadie quiere leer solo sobre lo que la marca hace o ver tweets monótonos de un usuario todo el tiempo. Así que, si usas Twitter para negocios, ¿por qué no usar la cuenta como todo mundo lo hace? Puedes compartir la información de tu sitio/marca, pero también información que no sea exclusiva de ese rubro como noticias de otros sitios. Eso provocará que más gente haga ReTweet y, por lo tanto, obtengan más seguidores.
2.- Sólo incluir enlaces a su propio sitio: Este punto tiene mucho que ver con el anterior. Es el error más común que cometemos cuando tenemos una cuenta corporativa de Twitter, el tratar de enviar todo el tráfico a nuestro propio sitio. Debemos ser interactivos. Está bien alimentar la cuenta con un feed, pero si damos la oportunidad a otros bloggers o webmasters de aparecer en nuestra línea de tiempo, adquiriremos notoriedad y, hay que reconocerlo, los usuarios a los que beneficiemos seguramente serán recíprocos y podrían reproducir nuestros contenidos también.
3.- No seguir a nadie: ¿Has notado que @CarlosLoret tiene cientos de miles de seguidores pero que sólo sigue a menos de cien personas? Ése error cometen también muchas empresas en sus cuentas de Twitter. Créelo o no, lo importante es leer lo que los demás dicen. Es parte del “servicio al cliente”. Toma en cuenta que tu empresa, seguramente, tiene una política que puede ser algo como “el cliente tiene la razón”, pero, si no lo lees, ¿cómo podrás saber lo que piensa, quiere y desea? Seguir a gente desde cuentas corporativas no sólo es recomendable sino que se acerca a ser estrictamente obligatorio.

Twitter en los negocios

4.- No tener personalidad: Otro error común de las cuentas corporativas en Twitter. Para algunos, parecen sólo un bot más de los miles que existen en la red. Si de una empresa, grande o chica se trata, lo mejor es que haya un usuario encargado de manejar la cuenta. Un ejemplo de ello es @telcel, que cuenta con un usuario de Twitter que maneja la cuenta oficial. Incluso es recomendable que la gente sepa quién es la persona encargada. Darle un rostro a la cuenta corporativa la convierte en una cuenta humana y los usuarios de Twitter tomamos eso muy en cuenta.
5.- No interactuar con los demás: Las cuentas corporativas deben tomar en cuenta este punto si no quieren tener una lista fluctuante de seguidores. Al igual que la atención y experiencia del cliente es fundamental, en Twitter, la interacción es vital para fidelizar seguidores. Nadie quiere seguir a alguien que jamás responde. Créelo.
6.- No colocar la cuenta de Twitter en el website institucional: Aunque parezca mentira, algunas empresas con cuentas corporativas olvidan poner el “Follow Me” en el sitio de la empresa. Mucha gente visita los sitios oficiales en busca de información, pero si no ven en un lugar visible la cuenta Twitter, quizá no se enteren de ella. Incluso, un “badge” en el que aparezcan los últimos mensajes es recomendable para que la gente sepa que la cuenta no sólo existe, sino que tiene actividad.
7.- No monitorear la marca: La mejor inversión de tiempo en Twitter para una cuenta corporativa es realizar búsquedas sobre lo que se dice de la marca a la que representa. Las aplicaciones de escritorio e incluso el servicio web permiten realizar búsquedas para saber quién ha hablado de nuestro producto o servicio. Interactuar con los autores de esos mensajes resultará atractivo para muchos usuarios. Tómelo en cuenta.
8.- No personalizar el perfil: Si nos hemos tomado el tiempo de abrir una cuenta corporativa, empezar a seguir gente y lanzar mensajes, unos minutos más serán suficientes para personalizar el avatar y fondo de Twitter. Tener un perfil personalizado resulta atractivo para los usuarios que lo visitan. Está comprobado que tan sólo con poner un avatar personalizado se pueden conseguir followers 10 veces más rápido. Si no tienes un avatar, no eres un usuario activo o eres inexperto y muchos usuarios preferirán no seguir la cuenta.
9.- Actualizar sólo una vez por semana: Una cuenta corporativa en Twitter es tan importante como cualquier otro aspecto de la comunicación institucional de una empresa. Seguramente la compañía invierte en un webmaster que esté al tanto de la funcionalidad del sitio web, un experto que realice comunicaciones institucionales con enlaces y medios, etcétera. Así como estos especialistas realizan su trabajo diario, el encargado de la cuenta corporativa debe actualizar todos los días y la mayor cantidad de tiempo posible la cuenta. Estar al tanto de la cuenta puede informarnos cuando haya un problema notado por los usuarios. Además, no es necesario pasar horas completas revisando el perfil, basta con conectarse de forma intermitente a lo largo del día para dar una idea de presencia permanente.
Sin duda hay muchos otros errores que se pueden cometer al manejar una cuenta institucional. ¿Tú qué opinas?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >